Bizcocho rápido

El bizcocho rápido es una receta ideal para esos días en los que quieres comer algo distinto y dulce, pero no quieres preparar nada demasiado complicado. Te llevará muy poco tiempo y los ingredientes son muy fáciles de conseguir. Una excelente alternativa para comer algo delicioso, pero que no requiera demasiado trabajo, ni una variedad de ingredientes costosos y complicados de encontrar. A continuación, te explicaremos cómo hacerlo.

Ingredientes

Es necesario estar al tanto de cada uno de los ingredientes que necesitas para una receta de este tipo, especialmente porque, aunque son pocos, si falta uno entonces simplemente el sabor no será igual o la textura cambiará. En este caso, no necesitas buscar demasiado o gastar una cantidad exorbitante de dinero en los elementos. Lo primero que debes saber es lo que necesitas para hacer un bizcocho rápido. Son bastante simples:

  • 225 gramos de harina de trigo
  • De 50 a 70 gramos de mantequilla
  • 75 gramos de azúcar
  • 2 o 3 huevos
  • Una pizca de sal
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 1 cucharadita de levadura

Preparación del Bizcocho rápido

Si realizas el proceso tal y como dice la receta, entonces obtendrás un bizcocho rápido y esponjoso, además de delicioso. No olvides que puedes añadir ingredientes como cacao para que sea un poco diferente, pero continúa siendo bastante sencillo de preparar. Puedes personalizarlo como prefieras y jugar un poco con los elementos que deseas añadirle.

  1. Para realizar un bizcocho rápido el procedimiento es bastante simple, lo único que debes hacer es colocar los ingredientes secos en un bol suficientemente grande e ir añadiéndola mantequilla.
  2. Después, es necesario que añadas a la mezcla los huevos uno por uno, mientras te ayudas con una batidora. En este punto, es necesario que lo hagas bien, de lo contrario si no llega al punto perfecto, podrías tener problemas para que el bizcocho rápido sea esponjoso y tenga el sabor ideal.
  3. Tienes que saber que el secreto está en el batido, entonces no puedes descuidar este aspecto. Procura hacer esto hasta que obtengas una mezcla homogénea, entonces, en un molde engrasado previamente con mantequilla, viertes la mezcla y lo colocas en el horno. Este debe estar precalentado a 180 grados.

  “No hay amor más sincero que el que sentimos por la comida”

Oliver Wilde.

Deja un comentario