Bizcocho de yogur sin horno

A muchos nos gusta el bizcocho de yogur, y la verdad es que muchas veces se cuenta con los ingredientes y no el resto de implementos. Por ello, existe una variable de bizcocho de yogur sin horno que te va encantar si no cuentas con este aparato para hornear postres. Con esta receta serás la envidia de todas las vecinas y tendrás un bizcocho de yogur sin horno perfecto acompañante para el café.

Ingredientes

Los principales elementos para tu bizcocho de yogur sin horno son:

  • Olla de 20 cm de altura
  • 3 huevos
  • 200 gramos de harina
  • 15 gramos de levadura química o polvo para hornear
  • 150g de azúcar
  • 80 mililitros de aceite
  • Ralladura de limón o naranja
  • 150 mililitros de yogurt natural

Preparación del Bizcocho de yogur sin horno

Estos son los principales pasos a seguir para su preparación, al contar con todos los ingredientes:

  1. Separar las claras de las yemas y batir las claras usando una batidora eléctrica para que levante. Cuando su consistencia se nota espumosa agrega 50 gramos de azúcar y continúa batiendo. Repite el proceso con 50 gramos más del azúcar.
  2. Se detendrá la batidora cuando al final las claras estén a punto de nieve completamente firmes.
  3. En el bol donde se encuentran las yemas de huevo coloca el resto del azúcar (100 gr) y la ralladura de limón o de naranja y batimos batir hasta que la mezcla se note cremosa.
  4. Añade el yogur natural integrándolo con la batidora hasta que se note uniforme de nuevo. En este punto se puede añadir el aceite y mezclarlo todo.
  5. Utiliza un tamiz para agregar la harina y la levadura o polvo de hornear. Bate a mano para no dañar la consistencia y luego utiliza la batidora.
  6. Añade a la mezcla partes del bol donde se haya la clara montada y utiliza movimientos envolventes y suaves. De este modo, continuarás varios minutos con los movimientos hasta que se mezcle.
  7. La olla o cazuela se debe de untar con mantequilla y colocar papel de horno en el fondo de la misma, para que no se peguen restos del bizcocho. Se tapa a fuego sumamente bajo y se deba sin destapar durante 40 minutos, cuando es posible probar si está listo al notar su tonalidad dorada.

“Nadie puede ser sensato con el estómago vacío” George Eliot.

Deja un comentario